lunes, 24 de agosto de 2015

Latin Trends 2015

No es casualidad y tampoco es azar que Latin Trends sea, hoy por hoy, la cartelera de desfiles más nutrida y variopinta de la agenda anual de la moda local. Y a veces hablar de local también plantea un desafío, local hoy es Sudamérica, las comunicaciones, la política, la geo política y la economía ha hecho desaparecer de nuestro lenguaje la palabra cono sur para ser reemplazada por un espectro amplio e inclusivo. Sudamérica hace moda, dialoga con ella y crea un mercado en medio de la batahola de las súper marcas agrupadas en firmas globales.

Dinámica, sin pausas y en constante asombro, la pasarela de Latin Trends nos dio una pincelada por el acontecer de la moda latina… O parte de ella porque lo que hoy debería interesarnos es una postura respecto del hacer moda fuera del circuito europeo. Políticamente, LatinTrends tiene bastante que decir, desde la crisis de la triada femenina a la cabeza de tres países de la región, pasando por las matanzas mexicanas, el calentamiento global, la moda consiente, el slow fashion, el uso de materiales autóctonos, etc. “Latinoamérica está de moda” citaba el slogan del evento y lo compartimos, sin embargo creemos, fielmente, que Latinoamérica no solo está de moda, sino siempre ha sido tendencia constante.

Meche Correa no da tregua a la identificación de una silueta latinoamericana. La embajadora del diseño peruano puso en pasarela una de las propuestas más decidoras del momento actual de la moda peruana. Lanas de alpaca, baby alpaca y vicuña nos mostraban el lujo radical con que la diseñadora trabaja. Materiales exquisitos daban forma a polleras amplias que ciertamente nos indican de donde viene la influencia de la creadora. El Perú profundo y las raíces precolombinas como referente. Los prendedores de plata con forma de araña, los bordados florales y el uso de prendas de ahora como el crop top sobre polleras abultadas.





En contraste, la diseñadora Karyn Coo presentó una colección llena de referentes del pasado. Piezas 
sin tejer, colores crudos sobre una silueta relajada dio por resultado un desfile suave y etéreo. Dejando de lado algunas de sus muletillas que, sin lugar a dudas, la han levantado como diseñadora, La sra. Coo ha limpiado y ha resumido una estética que, al pulirse, pueden verse brillos como los que presenciamos quienes disfrutamos de la pasarela.





Latinoamérica está de moda porque todo lo que hacemos tiene un grado importante de pasión. Desde los estampados de Mariana Dappiano, la fuerza de Ignacia Zordan, la atemporalidad de Andrea Urquizu o la seda pintada a mano de Pineda Covalin, todo, todo lo hecho tiene atributos particulares e identificadores.


La imagen es el resultado de la identidad y lo que vimos, con cuidada curatoria, resume un poco la sagacidad latina de componer con alegría un canto que, aunque esconda tristezas, llena todos los espacios que tenemos abiertos como consumidores. 

viernes, 14 de agosto de 2015

MERCEDES BENZ FASHION WEEK 2015

Mercedes Benz Fashion Week Santiago 2015.

La moda siempre ha sido territorio de valientes. Territorio de dualidades y paradigmas. Polos opuestos y periferias culturales, sociales y económicas. El espectáculo de la moda es, por sí solo, un enjambre de contrastes. Fue por eso que la iconoclasta-multimillonaria Sao Schlumberger cedió su hotel parisino para el desfile de un quebrado Galliano en el 95. Sucedió lo mismo con Isabella Blow y McQueen en sus primeras colecciones como The Golden Shower y mencionar a Alaia o de la historia de la Marquesa de Casa Torres y Balenciaga.  Posiblemente esos contrastes entre alto y bajo arroja la media brutal que es la moda y que, finalmente es lo que perdura.

Así y con el front row más vacío de lo que va del año, Mercedes Benz Fashion Week Santiago dio por inaugurado su condensado calendario de un día. 15 desfiles a su haber y con una organización rigurosa y exquisita. En el sub suelo de Centro Parque, en el corazón de Parque Araucano que albergó el evento cuyo secretismo y exclusividad eran tema. Tan secreto y exclusivo que más de un cuarto de los asientos estuvieron desocupados y las tote bags con el logo de Mercedes sobre bolsas negras miraban impávidas una impecable pasarela cuya iluminación era un premio para la prensa quienes gozaban de un digno espacio para desarrollar la importante tarea del registro de moda.

La visita de Lupe Gajardo a NY la encauso a una colección global y actual. Con detalles como las piezas cadena ancladas a la rodilla y al tobillo daban un aire sensual y duro a una colección que si bien tenia rasgos similares a lo que Cushnie et Ochs presentó en 2014 en el marco de la NYFW, lo de Lupe Gajardo guarda un antecedente histórico no revelado. Con ciertos tintes militares o mejor aún, paramilitares, la colección se tornó legible y consecuente con un concepto. Encajes, cuerdas y volados compartían espacio con una impecable confección y bordados cuidadosamente puestos junto con una silueta clara y una paleta de colores acotada. La diseñadora logró llevar a cabo una colección que estaba rendida al cliché pero que con las dosis justas, logró sortear dificultades y se cimentó como una muestra de ropa usable y capaz de identificar a más de una compradora.






Contemporáneas y atemporales a la vez, Estudio SISA presentó una colección muy en la medida SISA. Ropa intelectual donde, así como la comprensión lectora, la comprensión visual era un eje fundamental. Algodones y organzas. Tejidos y linos en blanco que iba desde el hueso al marfil en una paleta tan acotada como rica en variedad. Layers en prendas blancas daban un aire cosmopolita y casi espiritual a las prendas como si fuesen en actitudes de oriente monacal. Con un estilismo potente y una propuesta de Hair & MU que se expresó en el aplauso final del público. El estudio compuesto por tres diseñadoras expresó una idea concreta de marca. Finalmente colección tras colección las creadoras argumentan un discurso respecto al vestir inteligente donde la ropa descansa sobre el cuerpo dando brillos de una sensualidad etérea. Posiblemente SISA, hoy por hoy, sea una marca de neo lujo criolla, como lo fuese The Row o Celine con todas las medidas pertinentes a la geografía local.






Del Mercerdes Fashion Week se decía mucho más de lo que se hizo. Porque, a nivel global, nadie habla de “La-semana-de-la-moda” sino que se habla de los diseñadores que ocupan los espacios de tiempo dentro de un calendario determinado. Hoy, la fórmula de hacer un evento debe innovar por que de tanto repetir la fórmula, se quedó sin alma y sin algo fundamental en el ejercicio de hacer y editar moda que es generar contenido. Dudamos seriamente del contenido que estilara desde la primera fila. Donde escaseaban editores, productores, celebridades y donde abundaban señoras y desconocidos. Quizá había que revisar los últimos desfiles de Maison Margiela, donde solo existía una sola y larga línea primera.  La moda es territorio de valientes y para repetir formulas ya seguras están otros escenarios.-




miércoles, 1 de julio de 2015

Está muy de moda


Están de moda esos chalecos, sin mangas, de piel sintética, imitación de diferentes animales y prints que van desde el ocelote al zorro cumpeo pasando por el coipo, astracán y hasta leopardo purpura. Están de moda esas boletas ideológicamente falsas y su hedor que paraliza hasta el más lejano junior de oficina de contadores. Están de moda los collares vistosos y desde ya, hace rato, el revival de la bisutería pomposa. Está de moda que, entre los pilares que sostienen la justicia se cuelen criminales y pillos con vínculos políticos, económicos, históricos. Están de moda los maxi abrigos hasta la rodilla, mangas sueltas y sisa botada. Está de moda que las farmacias reciban castigos nimios ante sus engaños, su usura y su frialdad. Se puso de moda la plataforma de madera, muy argentina por lo demás, en botas de cuero gastado con hebillas, borlas y tirantes. Se puso de moda estar en contra del gobierno, hablar de la Gorda, de la araña de Rincón, del galán rural, de la vieja culiá, del maricón culiao, de la gente culia, del gobierno culiao, del país culiao y un largo etc. Se puso de moda, entre los hombres, usar esa segunda capa debajo de los shorts, como una panty de invierno con zapatillas fluor o negras… sin colores medieros. Está de moda no llevar al vecino en tu auto, aunque vayas sólo y seguir alimentando el bowl de smog en que se ha convertido Santiago. Se puso de moda para esta temporada el color rosado pálido, los pasteles de amarillo y algunas tonalidades malva en chalecos de angora, polerones de neopreno y en los ya mencionados maxi-abrigos. Está en auge y desde ya hace tiempo, desmantelar la educación como estuvieron de moda los Boyfriend Jeans, esos pantalones over sized que se veían increíbles rasgados, cortados, lijados, deshilachados. Así mismo la educación, rasgada, cortada, lijada y deshilachada… el resultado es diferente, porque hacer eso con el alimento conceptual de un país es terrorismo de estado.
Phoebe Philo puso de moda con Celiné los agujeros en la ropa, a modo de ver sub capas que nos vestían. Rick Owens hizo lo mismo con el falo y lo apodaron “Dick Owens”, por ahí Anthony Vacarello perfiló los ángulos en tops, blazers y minis. Y Jacquemus deconstruyó, de manera infantil, prendas de uso diario. Acá la política hizo lo contrario con la sociedad y sus movimientos, los agujeros se volvieron marañas inaccesibles y que, escarbando se encontraron con las manos de sus pares. Como respuesta a Owens y Philo fueron tapando, tapando, tapando… como un tímido outfit de Comme des Garcons. Ablandó sus decisiones, lo contrario a lo que hizo Vacarello para Versus de Versace y la simpleza e ingenuidad de Jacquemus fue contrastada por la desidia y la perfidia de una casta de políticos inescrupulosos herederos, como Luciano Brancolli, de la dictadura.
Sarah Jessica se hizo de rostro de Ripley y vaya como es de irónico el circuito. Contratar de rostro a una actriz cuya carrera está tan muerta como el sistema que sostiene el retail y el consumo masivo. Y vamos recordando a Sex and the City y las chiquillas que la veían comiendo pan en su pieza, sintonizando el programa doblado en La Red. Esas mismas están felices de usar las mismas capelinas que Sarah Jessica. Y van los productores, diseñadores, mercenarios del gusto, alumbrados y adictos a las selfies devorando redes sociales, espacios públicos, gigantografias, panfletos, folletos, catálogos nunca hojeados… Como la columna que Carrie escribía y que aparecía anunciada en una micro neoyorkina.
Y la moda está ahí. Mostrándonos una realidad en un subtexto propio. Llevando un guion como Rayuela de Cortazar. Con dos lecturas. O tres… Y escuchas hablar de la moda y no sabes que es lo que es realmente. ¿Qué está in? ¿Qué está out? Porque el sistema somos todos y todos lo sostenemos y tarde o temprano, como toda moda, pasará y será cíclica porque los procesos sociales no se detienen y la moda es social. Y la tecnología descubre nuevas conexiones, nuevas fibras, nuevas interfaces y la moda es resultado de procesos artesanales y tecnológicos, como el lenguaje, como la información. Y las culturas se montan las unas a las otras, se embarazan, se abortan, se reproducen, se casan y divorcian… Y la moda es un aparato cultural que nos muestra en tiempo real lo que sucede a nuestro alrededor, no como el arte… eso es otra cosa. Y la política, que es ese cumulo de decisiones que se toman en pro del colectivo, que es aquella que estructura y reestructura la sociedad y que se minimizó a un gobierno y un parlamento que, contrario al sistema, no lo sostiene nadie más que los poderes facticos. De esa política más pura nos olvidamos que el primer acto público al que nos enfrentamos a diario, es por ejemplo, salir vestidos a la calle, esa última capa humana se transforma en un argumento o en una respuesta porque vestirse es un acto político y la política es moda pura.
Por eso mismo, que tu polera cueste $2.990, no significa que una marca o una tienda te esté haciendo un favor, el favor te lo está haciendo un chino, al otro lado del planeta, con una máquina de coser que no se detiene, con un presidente comunista en un país que contamina como ninguno… pero eso ocurre allá, en otro lado, acá solo pasas la tarjeta y te olvidas de todo lo que simboliza lo que andas trayendo puesto

miércoles, 20 de mayo de 2015

#SFW 2015 - Segundo día


El segundo día de Santiago Fashion Week estuvo marcado por una serie de eventualidades que guardan en su acción un subtexto significativo. Desde los tejidos del nuevo protegido de Porquetevistes, Ricardo Cona hasta los ya vistos bondages de Matias Hernan, SFW hace lo que un moodboard explica… Pone en énfasis los elementos que en tensión, comunican una idea general de lo que está sucediendo.

Por ejemplo, todo un bloque de la primera fila se movió, por encargo de Cranberry Chic, aplicación líder en promover el retail en el street style chileno, porque, al revisar las fotos del contenido de la misma, nos damos cuenta como las niñas no publican sus faldas de Del Real o su crop top Roberta o un abrigo de Lupe Gajardo sino vietnamitas chaquetones Zara o revenidos looks de H&M. Interesante apuesta por parte de esta hoguera de la vanidad, que usurpa del escenario creativo para dar cabida a la activación de una óptica… Y que nada nos puede parecer más ridículo que mostrar sólo lentes en pasarela… nimios ante el macro espacio, una pérdida de tiempo.

Es difícil para una diseñador que busca inspiración en la identidad originaria hacer prendas que comuniquen algo más que el sentido étnico y que rescate técnicas milenarias. Lo anterior,  simplemente porque no existe el manual de cómo construir un outfit sin parecerse al national costume de cualquier concurso internacional de belleza y de un modo u otro, Ricardo Cona logra, en un sentido figurado, apartar una línea estética lejana al disfraz. Amparado por la tienda-mural Porquetevistes, el sr. Cona hizo un pequeño recorrido por una idea de colección limpia, confeccionada exquisitamente y con un grado de innovación leve pero latente… Lana y paño lana tratado para usarse cotidianamente.





Desde otra perspectiva, con otros orígenes y diferentes tratamientos conceptuales. Transgresor, brutal y sexual. Matías Hernán parece haber pasado por escala de grises su anterior colección “Corpus NN” para darle a la ayer expuesta “Vice” un aire superficialmente oscuro. Elementos del bondage sobrepuestos en vestidos. Latex acharolado en faldas plisadas y un maxi abrigo en neopreno que según este punto de vista, hacia girar la colección hacia una moda de calle mucho más elaborada. Sin embargo, parecía todo visto… una apuesta política importante cuando un diseñador traza las líneas formales de sus diseños y en ese aspecto, la arquitectura que hace MH sobre su colección es de un pensamiento crítico y maximalista. Casi como los brutalistas, con una idea rígida a base de la estructura y el placer.






Del segundo día de SFW nos podemos pronunciar por todas aquellas pequeñas piezas que hacen mover la maquinaria de la moda. Todos los engranajes aportan ante la panorámica y no nos asusta la mezcla, nos asusta que no la haya, que nos estanquemos en las activaciones a medios del retail, que nos estanquemos en ideas de cómo queremos ver la moda y que no nos sinceremos respecto al trabajo que todos hacen.

martes, 19 de mayo de 2015

#SFW 2015

“… Se está gestando un movimiento… un ordenamiento para tener una semana de la moda… “

Fueron las palabras de Pato Moreno al comienzo de SFW. Una evolución importante ha tenido el evento desde sus comienzos, hoy tiene de su parte ser un evento concurrido, pulcro y profesional. La fiesta celebrada antes en el Centro Cultural del Palacio de La Moneda hoy disfruta de un espacio generoso y cómodo en el sub suelo de Centro Parque, en el corazón del Parque Araucano.

Nicanor Bravo, Modalab, Claudio Paredes, Maria Eugenia Couture, Benito Fernández y Paulo Méndez fueron los convocados para el primer día de celebración de la moda local.

Purista, honesta y profundamente personal fue la colección de Claudio Paredes. Con un dialogo que tendía a lo profundo, el sr. Paredes concibió una colección llena de emociones contenidas. Su referente, “Alicia en el País de las Maravillas” sin esa idea absurda y grotesca  del cuento de Carroll, sino más bien centrado en el extracto conceptual de la obra. Terminaciones impecables sobre paños lana y gabardinas. Conjuntos monocromos hablaban de la rigidez que enfrenta el diseñador frente a cada colección. Metódico y lúcido, la labor del sr. Paredes es contar historias, engancharse de un concepto y tomarlo como referente. Su relato habla del tiempo y de la intimidad... virtuosa idea cuando tu propuesta se basa en una mirada asexuada de la indumentaria. Si la colección presentada por Claudio Paredes es un dialogo, solo esperamos seguir esta conversación hasta más allá del desfile de cada temporada.





La moda es de aquellos hitos que representan el momento actual, la realidad local, el pensamiento lógico de cada diseñador sobre su entorno, la capacidad de transmitir ideas y emociones... Todo eso, muchas veces, sobre una pasarela y con banda sonora, sin embargo lo que hizo Paulo Méndez con su línea 2PM en el cierre del primer día de Santiago Fashion Week , es moda y mucho más.

Contestataria, irónica y agresiva, pareciera ser poco usable, poco pulcra y desordenada… misterio que se devela en cuanto la pasarela comienza a llenarse de pequeñas piezas que terminan por componer una colección aguda y potente, donde el diseñador hace un descarnado análisis al momento actual del estado de la moda y pone en énfasis una nueva e inteligente belleza.

Cuan ninfa perseguida, como fuesen las modelos de Galliano en el 94, abrió el desfile el performer Franco Barría con un maquillaje que delataba el devenir de la colección. Siluetas enfocadas en la cintura, con materiales roídos algunos, brillantes como si fuesen nylon, otros. Materiales degradados y otros profundamente dignificados (como el abrigo en el poliéster de la tela de buzo) y reconvertidos y estructurados en nuevas prendas. Poliésteres entretelados daban una sensación de neopreno a simple vista, sin embargo, el trabajo era un tanto más complejo.





Una colección tan urbana como under. Edgy hasta la médula, en sus estampados evidenciaba el homenaje póstumo a Hija de Perra y al Divino Anticristo. Lo que el diseñador no dimensiona, quizá, es el valor icónico que entrega a esta colección y eso sucede por el dialogo con esa realidad desechable que hace única a las periferias tanto sociales y culturales.


Del primer día de SFW nos queda aquella sensación expectante que es parecida a cuando va a empezar un recital, todos los detalles se hacen vanos cuando sobre la pasarela hay un trabajo real, crítico y altamente recordable.-

lunes, 10 de noviembre de 2014

3er día Santiago Fashion Week 2015

El último día de Santiago Fashion Week fue el sello de una jornada llena de sorpresas y buenas predicciones. La despedida de Rubén Campos sonaba en las conversaciones como un zumbido de panal, nadie parecía decir donde estaba con certeza pero se encontraba ahí. Con el Centro Cultural Palacio de la Moneda abierto de par en par, la semana de la moda santiaguina llegaba a su fin.

Desde la aparición de los alumnos de la Udla hasta el ramillete de rosas entregado por Manuel Figueroa al hoy retirado Rubén Campos, Santiago Fashion Week terminó por ser’ un evento memorable y sobre todo porque los anteriores habían sido un poco más que pusilánimes.

Drástica hasta en la última puntada, Valeria Salinas presentó su colección inspirada en las aves del sur. Con materiales nobles como el lino, el algodón y el cuero compone un paño cortado con precisión y puesto sobre el cuerpo como una coraza donde cada costura no se esconde y  como en las columnas de una iglesia, quedan a la vista dibujando una silueta sin sobresaltos. Emocional y matemática, la diseñadora crea un trabajo de calidad y atemporal.  

Maria Elena Villamil nos hace participes de un dialogo acerca de la construcción-deconstrucción de la ropa, sin la resolución del origami, la diseñadora crea volúmenes y abstracciones con una silueta puesta en la alta cintura y donde los pequeños detalles como unas mangas abiertas y sobrepuestas daban por terminada blusas de seda blanca. Un hilo conceptual llevado a cabo co una rigurosidad artística, la diseñadora recrea una historia más ligada a la escultura textil que al patronaje tradicional.

Ruben Campos salió a pasarela recibido por una ovación. El diseñador presentó una recopilación de su célebre modo de construir sus vestidos, cientos de piezas componen como una muralla siluetas exquisitas en brocados, cueros y sedas. Suntuoso, define un lujo olvidado, un lujo ochentero y  noventero y que encuentra su clientela siempre fiel. Junto a mí, un ejemplo de ello, una clienta que se despidió del sr. Campos diciendo  “… Nadie es como Rubén…”. Y le creemos, con su salida se ven en el ocaso el diseño que brotó en dictadura y que hoy por hoy parece más del pasado que del actual ejercicio de crear y dialogar de moda. Con ellos muere su marca y su sello… Cabe preguntarse si alguien tomará el control de ese proyecto y lo levará a cabo hasta convertirlo en una marca, sin embargo ese aire parece soplar en otras latitudes, la inmadura cultura no nos permite dilucidar originalidad, identidad y negocio en el mismo emprendimiento.


Llega a su fin Santiago Fashion Week cosechando una pequeña victoria, logran encaminarse hacia la visión de una industria contemporánea y con ideas globales. El diseño parece, como siempre, ir mas adelante cimentando el camino de cualquier evento. No es necesaria una modelo, no es necesario un dj, importa que la pasarela esté llena de ideas, trabajo y ambiciones que cumplir.