lunes, 4 de abril de 2016

Désfile Capsula Sebastian del Real

La moda a ratos podrá mostrarse contraria, a veces, como muchos y muchas plantean, que ha estratificado a la mujer, que ha hecho de ella un objeto. Un objeto decorativo, un objeto fetiche, un objeto de comercialización, un objeto de servicio varios. Un objeto sexual.  Sin embargo, la moda, ha sido un acompañante trascendental a la hora de definir la escalada política y económica que ha levantado la mujer desde los últimos decenios del siglo XIX  y que coincide con el inicio de La Revolución Industrial y a su vez con la primera firma que declara los principios de la industria de la moda y el vestir. La mano obrera, los primeros sindicatos. El día de la Mujer conmemora a las trabajadoras textiles en huelga de una fábrica de camisas en el NY de 1920. La moda estuvo presente con las sufragistas, las primeras feministas, la liberación del corset impulsada por Chanel. Estuvo presente, y así lo hizo patente la exhibición Entre Guerras del museo de la Moda de Santiago, en el rol de la mujer en las guerras mundiales. La moda siguió a la mujer cuando tuvo que abrirse lugar en el orden patriarcal que rige al mundo. La abogado, la doctor, la arquitecto. Grace Jones se quitó los pantalones de su tuxedo cuando le prohibieron la entrada a una mujer en traje de hombre en el Oak Bar. Donna Karan a principios del 92 lanzó el look que definiría a la mujer trabajadora de los años 90 en su campaña In Woman We Trust fotografiada por P. Lindbergh y que mostraba a mujeres en roles públicos que antes eran propios de los hombres, todo esto por una promulgación de ley estadounidense que abogaba por la participación femenina en directorios y cargos de poder político. Y así, históricamente, la moda ha servido a la mujer para situarla en una fecha particular en el calendario moderno y contemporáneo y así revisar el momento social, político, económico y tecnológico que la rodeaba.

El jueves 30, en la Galería Animal se uniría a la presentación de colección de Sebastián  del Real en colaboración conceptual y performance The Collective CL en un curso dictado por la stylist Macarena Hamilton y desarrollado por quienes tomaron ese curso. Se habló de una muestra feminista, que era una protesta, que era un acto que mostraba el rol de la mujer.  Y no podemos estar más en desacuerdo por respeto a lo que el primer párrafo pobremente describe.
La ropa de Sebastián del Real siempre ha tenido un sesgo romántico que lo ha hecho característico en un medio que sin ser amplio, bien podría ser profundo, porque cada diseñador, de un modo u otro, se ha apropiado de una estética que va definiendo, re definiendo y nutriendo a lo largo del tiempo. Y eso es algo que hacho Del Real. Pero es eso también un comportamiento básico global, el desarrollo de identidad de marca. Vestidos delicados, ultra-femeninos, una paleta de colores suaves y pasteles. El uso del strapless y la caída amplia y más abajo de la rodilla bien merecía ser tomada como una silueta presente y desarrollada en la colección capsula.

Sin embargo, el discurso liviano, la poca profundidad conceptual, el arte de la performance llevado a una caricatura sin desarrollo empañó lo que pudo ser un desfile singular, ya que todo ocurría en una de las galerías de arte más renombradas de Santiago. Y que no es por alumbrarla, pero ANIMAL lleva abierta, sustentada por un trabajo curatorial y de art dealer por más de 10 años, entonces “… una caricaturización de los clichés femeninos en el hogar, una especie de burla sin mayor repercusión…” no podría y no debería ocupar ese espacio tan notorio y que después se juzgue lo que ocurrió en redes sociales donde destrozaron el desfile por tratar de hacer una propuesta  más profunda pero con contenido random. Desde acá, eso ha empañado lo que nosotros creíamos un trabajo serio, fértil y con algo que decir, con un precedente que marcar. Brutal, la llegada del retail a un mercado próspero como al industria de la moda local. Solo en Chile eso ocurriría, donde el sentimiento neo liberal prevalece a otros más nobles como la equidad, el respeto al trabajo hecho y a quienes cuestionan el orden racional humano y no el orden del capital.


Del desfile, es un agrado decir quela  ropa de Sebastian del Real es una alegoría a la femeneidad. Lejos del full black, lejos de la androginia. Nunca border. Del resto, una propuesta tan de moda que ya pasó, hace mucho y que ya no volverá a ocurrir sin ser juzgada como ridícula y limítrofe. 






Editor: Nicolás Castillo
Fotos: René de la Cruz

Galería Fotográfica

miércoles, 30 de marzo de 2016

Lupe Gajardo. Otoño Invierno 2016

 




Cualquiera que alguna vez se haya hecho una selfie podría criticar nunca la colección que Lupe Gajardo presentó ayer en el espacio Checoslovaquia, en una orilla de Ñuñoa. Esto, sólo y exclusivamente porque la creadora se pone al día con el sistema, se pone al tono de la voz disonante que es hoy lo que vemos y llamamos moda contemporánea.  La presentación estuvo llena de todos esos pequeños rasgos clichés que han dividido aguas en el hacer de la moda global y que hacen la diferencia radical de identidad de marca y los clientes afines y que es lo que nos permite diferenciar, por ejemplo el Loewe de J.W. Anderson con el trabajo de  Marqués Almeida.                                      






Sin embargo, la creadora no cruza el Atlántico para buscar referencias que alimenten su moodboard y contrario a la negatividad, resultó una colección que no podríamos llamar ni ecléctica ni punk como varios la han tildado, dos conceptos que nada mueven la pasarela de Lupe Gajardo Otoño/Invierno 2016, primero porque la globalización ha hecho que lo ecléctico sea una parte fundamental del lenguaje cotidiano y que el resultado se vea punk, no significa que en verdad lo sea. Lo que sí sabemos es que es una colección con piezas usables y un gran hilo conductor que hacen de esta colección una metódica suma de looks que sorprenden por la cantidad de piezas y por la versatilidad que ellas proponen. 
Lentejuelas opacas y grandes, tartán y encaje, plástico y fake piel, pvc quemado, un par de overoles, chaquetas sports, vestidos middi sin mangas. Todo sin una silueta que definiese la colección, lo cual la diseñadora también trasforma en atributo. Libre y global. EDGY







La diseñadora guarda en su background un lenguaje del hacer moda como en Nueva York. De Marc Jacobs a Rodarte, la mixtura de Proenza Schouler, la razón urbana de Creatures of the Wind… todo en una colección elaborada en suelo nacional y eso, lejos de molestar, es bastante halagador: Como una creadora es capaz de sensibilizarse frente a una propuesta global y aterrizarla sin ser ambigua o tratando de hacer pasar desapercibido el referente. Aplaudimos el show, aplaudimos la propuesta, una colección que da inaugurada la temporada del invierno santiaguino.



Editor: Nicolás Castillo
Fotos: René de la Cruz

miércoles, 2 de septiembre de 2015

Capitalismo por Juana Diaz. Primavera Verano 2016

La moda nunca ha sido una línea recta. Ha sido siempre una sinuosa huella que se puede ir leyendo a medida que la sociedad, en su conjunto, avanza. Momento de reflexión como el desfile NO de Viktor & Rolf  o momentos homo fundamentalistas como los de Walter van Beirendonck. Podemos recordar el primer desfile de Phoebe Philo para Celiné implantando una nueva silueta. Del mismo modo podemos reconocer la supremacía urbana de Public School hoy DKNY o el neo esteticismo de, por ejemplo, Creatures of the Wind.

Así y obedeciendo a un contexto tan crispado como actual, Juana Díaz presentó su colección Capitalismo en el espacio de arte La Pendiente en conjunto con el colectivo de arte 1000m2 albergado, todo esto, en el último piso del teatro Italia, en el corazón del barrio de moda.
4 bailarinas abrieron un desfile lleno de debates intelectuales, poses pensadoras y relaciones alumbradas. El rigor de la danza contemporánea plantea un lenguaje similar al del diseño de la creadora. Poco digerible pero igual de atractivo, juegan con una cercanía tan palpable como visible.

Piezas de lino vestían a unas cimbreantes modelos  en capas, blusas, ponchos, faldas y faldones. Sentadores vestidos en un brillo que solo las telas orgánicas dan. Mate y brillante a la vez. Un plisado exquisito en faldas a la rodilla. Todo giraba en torno a una visión con referentes contemporáneos con atisbos de un Chile vintage. A veces poético, casi mistralesco, pero no la Mistral de los piececitos azulosos, era la Mistral de Tala o Lagar, la Mistral dura, fuerte, pendiente. La crítica social  y el rescate del remanente obrero de los listones… Así mimo, las telas rescatadas de un deposito antiguo era todo un feroz grito al sistema de consumo que sostiene, por ejemplo, nuestra economía social, política, cultural y por supuesto, la economía monetaria.

WGSN, la súper pagina-enciclopedia de moda sacó hace una temporada un articulo al que titulaba La Generación ZE y su influencia en el vestir inteligente. La no silueta, el reconocimiento trans gender. La “nueva” construcción de las prendas, todo junto, en sí mismo, era una protesta a la realidad y al sistema actual y nada más cercano a Juana Díaz que lleva su característica construcción a través de un modo de costura que une trazos y hace un paño con cicatrices sobre solapas de abrigos y detalles inolvidables.


Una puesta en escena increíble, la colaboración entre la artes (La imagen de Isabel Rodríguez moviéndose por la pasarela simulando llevar tacos junto a las otras jóvenes bailarinas) y la profunda convicción de Juana Díaz hacen de este desfile-performance un acto contestatario y único. Exclusivo y divergente. Aplaudimos esta poesía que entrega sustancia y equilibrio a una moda que a veces parece separarse de la realidad. Esta es la piedra de tope con que cualquier observador de la moda se sentiría halagado de tropezar.

lunes, 24 de agosto de 2015

Latin Trends 2015

No es casualidad y tampoco es azar que Latin Trends sea, hoy por hoy, la cartelera de desfiles más nutrida y variopinta de la agenda anual de la moda local. Y a veces hablar de local también plantea un desafío, local hoy es Sudamérica, las comunicaciones, la política, la geo política y la economía ha hecho desaparecer de nuestro lenguaje la palabra cono sur para ser reemplazada por un espectro amplio e inclusivo. Sudamérica hace moda, dialoga con ella y crea un mercado en medio de la batahola de las súper marcas agrupadas en firmas globales.

Dinámica, sin pausas y en constante asombro, la pasarela de Latin Trends nos dio una pincelada por el acontecer de la moda latina… O parte de ella porque lo que hoy debería interesarnos es una postura respecto del hacer moda fuera del circuito europeo. Políticamente, LatinTrends tiene bastante que decir, desde la crisis de la triada femenina a la cabeza de tres países de la región, pasando por las matanzas mexicanas, el calentamiento global, la moda consiente, el slow fashion, el uso de materiales autóctonos, etc. “Latinoamérica está de moda” citaba el slogan del evento y lo compartimos, sin embargo creemos, fielmente, que Latinoamérica no solo está de moda, sino siempre ha sido tendencia constante.

Meche Correa no da tregua a la identificación de una silueta latinoamericana. La embajadora del diseño peruano puso en pasarela una de las propuestas más decidoras del momento actual de la moda peruana. Lanas de alpaca, baby alpaca y vicuña nos mostraban el lujo radical con que la diseñadora trabaja. Materiales exquisitos daban forma a polleras amplias que ciertamente nos indican de donde viene la influencia de la creadora. El Perú profundo y las raíces precolombinas como referente. Los prendedores de plata con forma de araña, los bordados florales y el uso de prendas de ahora como el crop top sobre polleras abultadas.





En contraste, la diseñadora Karyn Coo presentó una colección llena de referentes del pasado. Piezas 
sin tejer, colores crudos sobre una silueta relajada dio por resultado un desfile suave y etéreo. Dejando de lado algunas de sus muletillas que, sin lugar a dudas, la han levantado como diseñadora, La sra. Coo ha limpiado y ha resumido una estética que, al pulirse, pueden verse brillos como los que presenciamos quienes disfrutamos de la pasarela.





Latinoamérica está de moda porque todo lo que hacemos tiene un grado importante de pasión. Desde los estampados de Mariana Dappiano, la fuerza de Ignacia Zordan, la atemporalidad de Andrea Urquizu o la seda pintada a mano de Pineda Covalin, todo, todo lo hecho tiene atributos particulares e identificadores.


La imagen es el resultado de la identidad y lo que vimos, con cuidada curatoria, resume un poco la sagacidad latina de componer con alegría un canto que, aunque esconda tristezas, llena todos los espacios que tenemos abiertos como consumidores. 

viernes, 14 de agosto de 2015

MERCEDES BENZ FASHION WEEK 2015

Mercedes Benz Fashion Week Santiago 2015.

La moda siempre ha sido territorio de valientes. Territorio de dualidades y paradigmas. Polos opuestos y periferias culturales, sociales y económicas. El espectáculo de la moda es, por sí solo, un enjambre de contrastes. Fue por eso que la iconoclasta-multimillonaria Sao Schlumberger cedió su hotel parisino para el desfile de un quebrado Galliano en el 95. Sucedió lo mismo con Isabella Blow y McQueen en sus primeras colecciones como The Golden Shower y mencionar a Alaia o de la historia de la Marquesa de Casa Torres y Balenciaga.  Posiblemente esos contrastes entre alto y bajo arroja la media brutal que es la moda y que, finalmente es lo que perdura.

Así y con el front row más vacío de lo que va del año, Mercedes Benz Fashion Week Santiago dio por inaugurado su condensado calendario de un día. 15 desfiles a su haber y con una organización rigurosa y exquisita. En el sub suelo de Centro Parque, en el corazón de Parque Araucano que albergó el evento cuyo secretismo y exclusividad eran tema. Tan secreto y exclusivo que más de un cuarto de los asientos estuvieron desocupados y las tote bags con el logo de Mercedes sobre bolsas negras miraban impávidas una impecable pasarela cuya iluminación era un premio para la prensa quienes gozaban de un digno espacio para desarrollar la importante tarea del registro de moda.

La visita de Lupe Gajardo a NY la encauso a una colección global y actual. Con detalles como las piezas cadena ancladas a la rodilla y al tobillo daban un aire sensual y duro a una colección que si bien tenia rasgos similares a lo que Cushnie et Ochs presentó en 2014 en el marco de la NYFW, lo de Lupe Gajardo guarda un antecedente histórico no revelado. Con ciertos tintes militares o mejor aún, paramilitares, la colección se tornó legible y consecuente con un concepto. Encajes, cuerdas y volados compartían espacio con una impecable confección y bordados cuidadosamente puestos junto con una silueta clara y una paleta de colores acotada. La diseñadora logró llevar a cabo una colección que estaba rendida al cliché pero que con las dosis justas, logró sortear dificultades y se cimentó como una muestra de ropa usable y capaz de identificar a más de una compradora.






Contemporáneas y atemporales a la vez, Estudio SISA presentó una colección muy en la medida SISA. Ropa intelectual donde, así como la comprensión lectora, la comprensión visual era un eje fundamental. Algodones y organzas. Tejidos y linos en blanco que iba desde el hueso al marfil en una paleta tan acotada como rica en variedad. Layers en prendas blancas daban un aire cosmopolita y casi espiritual a las prendas como si fuesen en actitudes de oriente monacal. Con un estilismo potente y una propuesta de Hair & MU que se expresó en el aplauso final del público. El estudio compuesto por tres diseñadoras expresó una idea concreta de marca. Finalmente colección tras colección las creadoras argumentan un discurso respecto al vestir inteligente donde la ropa descansa sobre el cuerpo dando brillos de una sensualidad etérea. Posiblemente SISA, hoy por hoy, sea una marca de neo lujo criolla, como lo fuese The Row o Celine con todas las medidas pertinentes a la geografía local.






Del Mercerdes Fashion Week se decía mucho más de lo que se hizo. Porque, a nivel global, nadie habla de “La-semana-de-la-moda” sino que se habla de los diseñadores que ocupan los espacios de tiempo dentro de un calendario determinado. Hoy, la fórmula de hacer un evento debe innovar por que de tanto repetir la fórmula, se quedó sin alma y sin algo fundamental en el ejercicio de hacer y editar moda que es generar contenido. Dudamos seriamente del contenido que estilara desde la primera fila. Donde escaseaban editores, productores, celebridades y donde abundaban señoras y desconocidos. Quizá había que revisar los últimos desfiles de Maison Margiela, donde solo existía una sola y larga línea primera.  La moda es territorio de valientes y para repetir formulas ya seguras están otros escenarios.-




miércoles, 1 de julio de 2015

Está muy de moda


Están de moda esos chalecos, sin mangas, de piel sintética, imitación de diferentes animales y prints que van desde el ocelote al zorro cumpeo pasando por el coipo, astracán y hasta leopardo purpura. Están de moda esas boletas ideológicamente falsas y su hedor que paraliza hasta el más lejano junior de oficina de contadores. Están de moda los collares vistosos y desde ya, hace rato, el revival de la bisutería pomposa. Está de moda que, entre los pilares que sostienen la justicia se cuelen criminales y pillos con vínculos políticos, económicos, históricos. Están de moda los maxi abrigos hasta la rodilla, mangas sueltas y sisa botada. Está de moda que las farmacias reciban castigos nimios ante sus engaños, su usura y su frialdad. Se puso de moda la plataforma de madera, muy argentina por lo demás, en botas de cuero gastado con hebillas, borlas y tirantes. Se puso de moda estar en contra del gobierno, hablar de la Gorda, de la araña de Rincón, del galán rural, de la vieja culiá, del maricón culiao, de la gente culia, del gobierno culiao, del país culiao y un largo etc. Se puso de moda, entre los hombres, usar esa segunda capa debajo de los shorts, como una panty de invierno con zapatillas fluor o negras… sin colores medieros. Está de moda no llevar al vecino en tu auto, aunque vayas sólo y seguir alimentando el bowl de smog en que se ha convertido Santiago. Se puso de moda para esta temporada el color rosado pálido, los pasteles de amarillo y algunas tonalidades malva en chalecos de angora, polerones de neopreno y en los ya mencionados maxi-abrigos. Está en auge y desde ya hace tiempo, desmantelar la educación como estuvieron de moda los Boyfriend Jeans, esos pantalones over sized que se veían increíbles rasgados, cortados, lijados, deshilachados. Así mismo la educación, rasgada, cortada, lijada y deshilachada… el resultado es diferente, porque hacer eso con el alimento conceptual de un país es terrorismo de estado.
Phoebe Philo puso de moda con Celiné los agujeros en la ropa, a modo de ver sub capas que nos vestían. Rick Owens hizo lo mismo con el falo y lo apodaron “Dick Owens”, por ahí Anthony Vacarello perfiló los ángulos en tops, blazers y minis. Y Jacquemus deconstruyó, de manera infantil, prendas de uso diario. Acá la política hizo lo contrario con la sociedad y sus movimientos, los agujeros se volvieron marañas inaccesibles y que, escarbando se encontraron con las manos de sus pares. Como respuesta a Owens y Philo fueron tapando, tapando, tapando… como un tímido outfit de Comme des Garcons. Ablandó sus decisiones, lo contrario a lo que hizo Vacarello para Versus de Versace y la simpleza e ingenuidad de Jacquemus fue contrastada por la desidia y la perfidia de una casta de políticos inescrupulosos herederos, como Luciano Brancolli, de la dictadura.
Sarah Jessica se hizo de rostro de Ripley y vaya como es de irónico el circuito. Contratar de rostro a una actriz cuya carrera está tan muerta como el sistema que sostiene el retail y el consumo masivo. Y vamos recordando a Sex and the City y las chiquillas que la veían comiendo pan en su pieza, sintonizando el programa doblado en La Red. Esas mismas están felices de usar las mismas capelinas que Sarah Jessica. Y van los productores, diseñadores, mercenarios del gusto, alumbrados y adictos a las selfies devorando redes sociales, espacios públicos, gigantografias, panfletos, folletos, catálogos nunca hojeados… Como la columna que Carrie escribía y que aparecía anunciada en una micro neoyorkina.
Y la moda está ahí. Mostrándonos una realidad en un subtexto propio. Llevando un guion como Rayuela de Cortazar. Con dos lecturas. O tres… Y escuchas hablar de la moda y no sabes que es lo que es realmente. ¿Qué está in? ¿Qué está out? Porque el sistema somos todos y todos lo sostenemos y tarde o temprano, como toda moda, pasará y será cíclica porque los procesos sociales no se detienen y la moda es social. Y la tecnología descubre nuevas conexiones, nuevas fibras, nuevas interfaces y la moda es resultado de procesos artesanales y tecnológicos, como el lenguaje, como la información. Y las culturas se montan las unas a las otras, se embarazan, se abortan, se reproducen, se casan y divorcian… Y la moda es un aparato cultural que nos muestra en tiempo real lo que sucede a nuestro alrededor, no como el arte… eso es otra cosa. Y la política, que es ese cumulo de decisiones que se toman en pro del colectivo, que es aquella que estructura y reestructura la sociedad y que se minimizó a un gobierno y un parlamento que, contrario al sistema, no lo sostiene nadie más que los poderes facticos. De esa política más pura nos olvidamos que el primer acto público al que nos enfrentamos a diario, es por ejemplo, salir vestidos a la calle, esa última capa humana se transforma en un argumento o en una respuesta porque vestirse es un acto político y la política es moda pura.
Por eso mismo, que tu polera cueste $2.990, no significa que una marca o una tienda te esté haciendo un favor, el favor te lo está haciendo un chino, al otro lado del planeta, con una máquina de coser que no se detiene, con un presidente comunista en un país que contamina como ninguno… pero eso ocurre allá, en otro lado, acá solo pasas la tarjeta y te olvidas de todo lo que simboliza lo que andas trayendo puesto

miércoles, 20 de mayo de 2015

#SFW 2015 - Segundo día


El segundo día de Santiago Fashion Week estuvo marcado por una serie de eventualidades que guardan en su acción un subtexto significativo. Desde los tejidos del nuevo protegido de Porquetevistes, Ricardo Cona hasta los ya vistos bondages de Matias Hernan, SFW hace lo que un moodboard explica… Pone en énfasis los elementos que en tensión, comunican una idea general de lo que está sucediendo.

Por ejemplo, todo un bloque de la primera fila se movió, por encargo de Cranberry Chic, aplicación líder en promover el retail en el street style chileno, porque, al revisar las fotos del contenido de la misma, nos damos cuenta como las niñas no publican sus faldas de Del Real o su crop top Roberta o un abrigo de Lupe Gajardo sino vietnamitas chaquetones Zara o revenidos looks de H&M. Interesante apuesta por parte de esta hoguera de la vanidad, que usurpa del escenario creativo para dar cabida a la activación de una óptica… Y que nada nos puede parecer más ridículo que mostrar sólo lentes en pasarela… nimios ante el macro espacio, una pérdida de tiempo.

Es difícil para una diseñador que busca inspiración en la identidad originaria hacer prendas que comuniquen algo más que el sentido étnico y que rescate técnicas milenarias. Lo anterior,  simplemente porque no existe el manual de cómo construir un outfit sin parecerse al national costume de cualquier concurso internacional de belleza y de un modo u otro, Ricardo Cona logra, en un sentido figurado, apartar una línea estética lejana al disfraz. Amparado por la tienda-mural Porquetevistes, el sr. Cona hizo un pequeño recorrido por una idea de colección limpia, confeccionada exquisitamente y con un grado de innovación leve pero latente… Lana y paño lana tratado para usarse cotidianamente.





Desde otra perspectiva, con otros orígenes y diferentes tratamientos conceptuales. Transgresor, brutal y sexual. Matías Hernán parece haber pasado por escala de grises su anterior colección “Corpus NN” para darle a la ayer expuesta “Vice” un aire superficialmente oscuro. Elementos del bondage sobrepuestos en vestidos. Latex acharolado en faldas plisadas y un maxi abrigo en neopreno que según este punto de vista, hacia girar la colección hacia una moda de calle mucho más elaborada. Sin embargo, parecía todo visto… una apuesta política importante cuando un diseñador traza las líneas formales de sus diseños y en ese aspecto, la arquitectura que hace MH sobre su colección es de un pensamiento crítico y maximalista. Casi como los brutalistas, con una idea rígida a base de la estructura y el placer.






Del segundo día de SFW nos podemos pronunciar por todas aquellas pequeñas piezas que hacen mover la maquinaria de la moda. Todos los engranajes aportan ante la panorámica y no nos asusta la mezcla, nos asusta que no la haya, que nos estanquemos en las activaciones a medios del retail, que nos estanquemos en ideas de cómo queremos ver la moda y que no nos sinceremos respecto al trabajo que todos hacen.